29 de marzo de 2006

LOS NOMBRES DE LOS ESCRITORES




-El poeta español, José Hierro, siempre escribió una
poesía
Inoxidable.



-Gloria Fuertes, también poeta española, a pesar de su vigoroso
apellido, siempre fue débil ante las emociones.



-Julio Cortázar, aunque era argentino y además Porteño,
nunca fue
Cortante.


-Octavio Paz, en sus ensayos escribió más sobre la guerra que
acerca
de la Paz.



-De Carmen Boullosa se dice que no le gusta el escándalo.


-Reynaldo Arenas, la primera vez que hizo el amor, fue en la playa.


-Cabrera Infante, siempre le tuvo desagrado a la Infantería.


-A Juan José Millás no le gustan las distancias.


-Antonio Skarmeta, no escarmienta.


-El novelista dominicano, Marcio Veloz Maggiolo, escribe muy
despacio.


-El escritor y filósofo mejicano, José Vasconcelos, autor de "La Raza Cósmica", nunca fue un hombre que iba con celos.

28 de marzo de 2006

MANUEL RUEDA Y EL CONTRAMOR






CONTRAMOR



Anónima y desnuda
así te quiero
sobre mi lecho
sin nombre ni palabra
toda acto
de amor
brazos tan sólo
boca senos cadera
escalofríos
así ofrecida
sin arrepentimientos y sin alma
con voluntad de ser y de extinguirte
en cada uno de tus besos:
olvido puro en las mudanzas
del amanecer.

II

Nada me sirve en el instante de tenderme junto a ti
como no sea tu misma.

Nada me sobra sino tú
que opones tu presencia a tu cuerpo
tu mirada a ese deseo puro de tus ojos.

Nada me sobra tanto como la tiranía de tu amor
que no me deja amarte como debo.




FESTÍN DE LOS INSTINTOS.



Cuerpo que naces de la oscuridad
del caos de ti mismo.
Te mueves y la sombra te perfila.
Sombra que existe como luz
tal vez olvido
en la penumbra de un volumen
inevitablemente trunco.
Cuerpo
que has llegado en constancia de los cuerpos
inconcluso al deseo
o a la belleza feliz de conocerse.

Sombra y silencio te revelan:
sucesivos espejos
brillos negros
donde florecen margaritas calcinadas.

Te huelo con alientos y sudores mortales
te pulso como cítara y como salmo te entono
bebiéndote arrasándote rehaciéndote
fuente nocturna donde me hundo
para extraer un rostro conocido
de tu convulso fondo de materias.
Cuerpo en que se suman los cuerpos y las formas
hecho de gracias renovadas
te sumerges
y apareces cambiado por mis manos
en el inacabable festín de los instintos.

(R) Manuel Rueda

La Poesía de Dago




Oda a la Piedra, la Palabra
y al Lagarto

Dagoberto López Coño


I

Rompió la piedra el ojo de la noche
la fina permanencia de la estrella
Cruzó la sombra fugaz de la ternura
el presentir del monte y la congoja
Desató el eco del mar embravecido
el nudo del tambor y la desidia
Nadie supo jamás de dónde el tiempo
la huida del vapor y la amapola
Era entonces la lluvia una caricia
a blanco y negro el arco iris
La palabra

II

La huella mordió abismo y esperanza
el sigilo del prisma y la manzana
No tuvo corazón la transparencia
ni el desgarro del sol
ni el caminante

III

Abandonó el coral la tierra firme
El asombro y la voz
ensordecieron
Entonces comulgaron tempestades
los brazos del jardín y el universo
No pudo el caracol con lo profano
ni el viento
ni el furor con su delirio


©Dagoberto López Coño

21 de marzo de 2006

CITAS DE LIBROS








ISABEL ALLENDE



La escritura es una larga introspección,
es un viaje hacia las cavernas más oscuras
de la conciencia, una lenta meditación.

Escribo a tientas en el silencio y por el camino
descubro partículas de verdad, pequeños cristales
que caben en la palma de una mano y justifican
mi paso por este mundo.

Cuando las circunstancias nos empujan a los extremos
despiertan nuestros peores instintos y la historia da un vuelo trágico,
porque los mismos hombres que en la vida cotidiana parecen mansos,
al contar con impunidad y un buen pretexto
suelen convertirse en fieras sanguinarias. (refiriéndose a Pinochet)

La mente selecciona, exagera, traiciona,
los acontecimientos se esfuman,
las personas se olvidan y al final
sólo queda el trayecto del alma,
esos escasos momentos
de revelación del espíritu.

Un día más de espera, uno menos de esperanza.
Un día más de silencio, uno menos de vida.

En el mundo de los sueños
hay paisajes y personas que yo conozco,
allí exploro infiernos y paraísos,
vuelo por el cielo negro del cosmos
y desciendo al fondo del mar
donde reina el silencio verde,
encuentro decenas de niños de todas clases,
también animales imposibles
y los delicados fantasmas
de los muertos más queridos.

Las novelas se hacen con dementes y villanos,
con gente torturada por sus obsesiones,
con víctimas de los engranajes implacables
del destino.

El proceso alegre de engendrar un niño,
la paciencia de gestarlo, la fortaleza
para traerlo a la vida y el sentimiento
de profundo asombro en que culmina,
sólo puedo compararlo al de crear un libro.
Los hijos, como los libros,
son viajes al interior de una misma
en los cuales el cuerpo, la mente y el alma
cambian de dirección, se vuelven hacia
el centro mismo de la existencia.

En otras culturas las ancianas se visten de negro,
se amarran un pañuelo a la cabeza,
se dejan el bigote a la vista
y se retiran de la agitación mundana
para consagrarse a ritos piadosos,
lamentar sus muertos y atender a sus nietos,
pero en Norteamérica realizan esfuerzos grotescos
para verse siempre saludables y contentas.

Ignoro cómo y por qué escribo,
mis libros no nacen en la mente,
se gestan en el vientre, son criaturas caprichosas
con vida propia, siempre dispuestas a traicionarme.
No decido el tema, el tema me escoge a mí,
mi labor consiste simplemente en dedicarle
suficiente tiempo, soledad y disciplina
para que se escriba solo.

El problema con la ficción es que debe ser creíble,
en cambio la realidad rara vez lo es.

La novela es un proyecto de largo aliento
en el cual cuentan sobre todo la resistencia
y la disciplina.

En un cuento, en cambio, todo se ve,
no debe sobrar o faltar nada,
se dispone del espacio justo y de poco tiempo,
si se corrige demasiado se pierde esa ráfaga
de aire fresco que el lector necesita para echar a volar.

La novela se hace con trabajo,
el cuento con inspiración;
para mí es un género tan difícil
como la poesía...

Si escribo algo, temo que suceda,
si amo demasiado a alguien temo perderlo;
sin embargo no puedo dejar de escribir ni de amar...

Con cada amor volvemos a nacer
y con cada amor que termina
se nos abre una herida.
Estoy llena de orgullosas cicatrices.

Citas tomadas del libro PAULA de la escritora Isabel Allende.
Págs.: 17,22,31,85,95,149,210,256,286,310,330,340,346. (c)

15 de marzo de 2006

P O E M A S P A R A N I Ñ O S







Antonio Machado

LOS SUEÑOS



El hada más hermosa ha sonreído
al ver la lumbre de una estrella pálida,
que en hilo suave, blanco y silencioso
se enrosca al huso de su rubia hermana.
Y vuelve a sonreír porque en su rueca
el hilo de los campos se enmaraña.
Tras la tenue cortina de la alcoba
está el jardín envuelto en luz dorada.
La cuna, casi en sombra. El niño duerme.
Dos hadas laboriosas lo acompañan,
hilando de los sueños los sutiles
copos en ruecas de marfil y plata.















Mario Vargas Llosa
Cuando era un "carajito"






Gabriela Mistral

CORDERITO


Corderito mío,
suavidad callada:
mi pecho es tu gruta
de musgo afelpada.

Carnecita blanca,
tajada de luna:
lo he olvidado todo
por hacerme cuna.

Me olvidé del mundo
y de mí no siento
más que el pecho vivo
con que te sustento.

Y sé de mí sólo
que en mí te recuestas.
Tu fiesta, hijo mío,
apagó las fiestas.

Marilyn Monroe

cuando era una "vainita"





Federico García Lorca

PAISAJE

La tarde equivocada
se vistió de frío.

Detrás de los cristales,
turbios, todos los niños,
ven convertirse en pájaros
un árbol amarillo.

La tarde está tendida
a lo largo del río.

Y un rubor de manzana
tiembla en los tejadillos.















ESTA NO ES UNA MUCHACHITA
ES GARCIA MARQUEZ

7 de marzo de 2006

SI LA VIDA ES AMOR, BENDITA SEA


DELMIRA AGUSTINI


Si la vida es amor, bendita sea!
¡Quiero más vida para amar! Hoy siento
Que no valen mil años de la idea lo
Que un minuto azul del sentimiento.

Mi corazón moría triste y lento.
Hoy abre en luz como una flor febea;
¡la vida brota como un mar violento
Donde la mano del amor golpea!


Hoy, partió hacia la noche, triste,
Fría, rotas las alas mi melancolía;
Como una vieja mancha del dolor.


En la sombra lejana se deslíe.
¡Mi vida toda canta, besa, ríe!
¡Mi vida toda es una boca en flor!
Delmira Agustini


El amor no es sólo un sentimiento.
Es tambien un arte.
Honoré de Balzac


El sentimiento más profundo se
Revela siempre en silencio.
Moore


Los Astros del Abismo
Cantos de la Mañana

(R) Delmira Agustini
Del poema "Explosión"

DELMIRA AGUSTINI (1887 - 1914 )Escritora, poeta uruguayaBIOGRAFÍA Nace en el año 1887, de joven escribe sus primeros poemas, en el año 1902 escribe publicaciones periódicas nacionales y extranjeras. En 1907 edita su primer poemario, El libro blanco, al que siguen Cantos de la mañana (1910) y Los cálices vacíos (1913).Su matrimonio con Enrique Reyes, la separación, el divorcio y su asesinato hecho en manos de su antiguo marido, convertido en su amante, la convierten en una gran poetiza.Muere trágicamente el 6 de julio de 1914 en Montevideo.

3 de marzo de 2006

POETAS EN BLANCO Y NEGRO


AÍDA CARTAGENA PORTALATÍN
(1918-1994)

Nació en Moca el 18 de junio de 1918 y murió en Santo Domingo el 3 de junio de 1994. Publica en La Poesía Sorprendida poemas breves que son impresiones íntimas y románticas llenas de gracia y plasticidad.
Fue una de nuestras narradoras más despiertas, habiendo realizado una novela de técnica avanzada que lleva por título Escalera para Electra y por la que se le conoce en el extranjero. Posteriormente da a la luz Tablero, libro de relatos de gran originalidad.

Obras publicadas:

Vísperas del sueño (1944), Del sueño al mundo; Llámale verde (1945), Mi mundo el mar (1953), José Vela Zanetti (monografía de arte, 1954), Una mujer está sola (1953), La voz desatada (1962), La tierra escrita (1967), Escalera para Electra (1970), Tablero (1978), Yania tierra (1981), Narradores dominicanos (1982), La tarde en que murió Estefanía (1984), En la casa del tiempo (1984), Las culturas africanas: rebeldes con causa (1986).




ESTACIÓN EN LA TIERRA


No creo que yo esté aquí demás.
Aquí hace falta una mujer, y esa mujer soy yo.

No regreso hecha llanto.
No quiero conciliarme
con los hechos extraños.

Antiguamente tuve la inútil velada de levantar las tejas
para aplaudir los párrafos de la experiencia ajena.

Antiguamente no había despertado.
No era necesario despertar.
Sin embargo, he despertado de espaldas a tus discursos,
definitivamente de frente a la verídica, sencilla y clara
necesidad de ir a mi encuentro.

Ahora puedo negarte. Retirarte mi voto.
Y puedo escuchar y gritar conmigo
irremisiblemente viva,
porque viva es la voz de las verdades,
porque viva es la voz del luminoso
salón del casamiento del ángel con la estrella.

Ahora puedo negarte. Toda soy de ventanas,
limpia, libre y clara de frente al campanario
de los oficios de los vivos y de los muertos.
Y siento la necesidad de las cosas pequeñas,
de esas cosas pequeñas que no trepan
como si tuvieran medido el sitio,
sino que se esparcen como los árboles ardidos.

Con esa pequeñez me desplazo por tu arquitectura
de galería sin fin,
?siempre sin novedad, ni rosa, ni luna en su camino?
y llego al fondo donde te descubro
en esas generaciones de familias inmovilizadas
que terminan con la última viga anciana
cuando ya no hay otro dueño y el mueble está gastado.






Marianela Medrano.




Escritora dominicana que reside en Connecticut, Estados Unidos, desde 1990. Con frecuencia ofrece lecturas bilingües en universidades, bibliotecas, centros comunitarios y otros lugares .Además de la escritura, Trabaja en el campo de la salud mental. Ha trabajado para varios centros de asistencia a familias de escasos recursos, entre los que cuentan programas como Head Start y viviendas subvencionadas para envejecientes y madres solteras. Actualmente realiza estudios de doctorado en psicología. Tiene una maestría en Consejería (Western Connecticut State University), así también posee una certificación como biblioterapista. (National Federation for Poetry Therapy). Ha publicado los siguientes poemarios: Oficio de Vivir. (1986), Los Alegres Ojos de la Tristeza.




ANACAONA

Cacica Taina, quien componía ritmos para los areitos

Ataviada con el vestido suntuoso del ámbar
asciende por la historia tu linda calavera
orgánica
presta al areito

En la resina
emergemos niñas desveladas
Hermosas más que nunca nos miramos vivas
almas vivas Anacaona
almas vivas en tus huesos
almas vivas nosotras las de siempre
Las niñas eternizadas en el ámbar
De ámbar los ojos
de ámbar el corazón también
Las mismas infantas de tus pesadillas
dormidas bajo el zarpazo del intruso
Despiertas ahora en la resina y el calor
Hijas de las aguas bravas
hijas del areito

Ahora gotas de sol Ahora vida
y luz fluorescente en el pecho
fotografías sagradas de la historia
Ahora tu sangre Anacaona
milagro dorado en la resina
Almas vivas nosotras las de siempre.

Selección del poemario inédito Diosas de la Yuca









Rosa Silverio.


Nacida en Santiago de los Caballeros. Periodista y escritora. Coordinó por varios años el Taller Literario Tinta Fresca. Fue premiada por sus cuentos para niños “El ave que no podía volar” y “Niki”. Obtuvo el primer lugar en el concurso “Terminemos el Cuento”, patrocinado por Listín Diario y Unión Latina. Fue reconocida en el concurso Colorín Colorado por su cuento “La caja donde Alicia guarda sus secretos”. En 2002 recibió un premio en el concurso de cuentos que organiza Radio Santa María por el relato “La mueca”, así mismo en 2003 ganó el primer lugar en el Concurso de Cuentos, Poesía y Ensayo que organiza la Alianza Cibaeña, con el texto “La canción rota”. En 2002 publicó su primer poemario titulado De vuelta a casa. Sus cuentos y poemas figuran en importantes antologías y han sido publicados por revistas y suplementos culturales de diversos países. Su obra ha sido traducida a varios idiomas. Recientemente publicó su segundo poemario intitulado Desnuda.




DESNUDA


Desnuda soy hermosa.
Agua que se derrama de a poco,
rumor de hojas que caen y nunca se detienen,
lluvia que se desgrana en el centro de tu alma,
seda que recorre las dimensiones de tu cuerpo.

Desnuda soy un pájaro sin prisa,
la curiosidad de la piel y el temblor de mi mano.

Desnuda soy violenta,
tan fuerte como el puño que a veces me golpea
y luego regresa a exigir una caricia.

Desnuda soy honesta,
no tengo miedo,
ya no me preocupa la imprecisión de mi carne,
la trágica insolencia de mis huesos.

Y es que sólo cuando estoy desnuda
una rosa se hace trizas en mi boca.






Taty Hernández Durán.


Nacida en Jarabacoa en 1960. Poeta, abogada y gestora cultural. Ha ejercido el periodismo literario a través de importantes medios de su país: Listín Diario, El Siglo, y las revistas Mythos, Ahora y Xinesquema. En 1990 obtuvo el Primer Lugar en Poesía en el Concurso Municipal de su ciudad natal y en 1992 lo obtuvo en el género de Cuento del mismo concurso. Ha publicado el poemario Temblor de la espera (2003) y poemas, entrevistas a escritores y comentarios críticos en periódicos y revistas de su país, Puerto Rico, Nicaragua y Panamá. Tiene en proceso su segundo poemario Poemas para dormir en tres cuartos. Es una reconocida gestora cultural en su país y el extranjero. Anualmente organiza y coordina el Festival de Poesía en la Montaña, Jarabacoa, República Dominicana. En la Internet administra el portal El Patio de las Cayenas (http://groups.msn.com/ElPatiodelasCayenas), una comunidad literaria dedicada a la literatura hispanoamericana en general y a la dominicana en particular y es moderadora de Abecedario (http://espanol.groups.yahoo.com/group/abecedario) la lista de comunicación electrónica de los escritores dominicanos.



AHORA QUE DUERMES

Ahora que duermes
puedo sentir el libre albedrío
de recordar la mágica noche
en que volaba el salitre.

Ahora que duermes
siento su olor recorrer mis sentidos.

Y la humedad hace presencia.

Ahora que duermes
recuerdo aquel farallón...

Ese montón de rocas
en el que se detenían mis ojos.

¿Buscarían un barco de tiempo ya ido?

Ahora que duermes
persigo otros instantes
de risas y ocultos deseos.

¡Silencio!
Que no haya ruidos.

Susurran las olas
una sonata en plenilunio
y los cocuyos forman nubes
para que tus sueños no se enturbien.





Miriam Ventura.

"Ser poeta...es una magia que trastoca, que trastorna , el poema es un día de río, es un río de día que se vuelve poema. En esa magia nada permanece. Es magia operación del agua."
Miriam Ventura.


Nacida en Santo Domingo en 1959. Escritora residente en el Condado de El Bronx. Autora de: La Casa Nostra (2001) y Memorias de la Transnacionalidad, ensayos (2004). Los poemarios Poemas de la Noche (1986), Trópico Acerca de Otoño (`987) y Clave para Fantasmas (1997). Publicada en España, Brasil y Venezuela. Es editora de La mano News y Tora Tropical (publicación de género dedicada a la mujer y periódico dedicado a los latinos de origen judío residentes en NY, respectivamente). Ventura es Premio Rafael Herrera de Periodismo del Colegio Dominicano de Periodismo, Capitulo de Nueva York. Directora Ejecutiva de Bohemia Arte Vivo, becada por Bronx Council on the Arts. Bajo cuyos auspicio realizó el Primer Festival de Teatro dominicano en el Alto Manhattan y The Beauty Traps, (Las trampas de la Belleza). Ventura se desempeñó como Coordinadora del Consejo Consultivo de lo que fue la Casa de la Cultura Dominicana. Tiene inédito Graffiti on the sábila, Mal de ojos (un beat), Hex, La reina del Bronx River y Bingo Highway. En la actualidad labora para Centros de Ayuda a Niños Ciegos como Coordinadora lecturas y entretenimientos para los niños (Programa de audicion basada en lectura de textos literarios a niños ciegos latinos). Pertenece al grupo nuyorquino Poetry Jazz Ensemble(combinando la música y la poesía).


CIUDAD OFIDIA

Inicialmente no escogí estas tierras
Ni su desgracia ni su impotencia
Esta ciudad duende-burlón en que vivo
me escogió como propia regla a su derroche
Soy su espíritu leal Su chic de rabia y reflejo
Proyección en alter-ego de su necesidad vital
En esta ciudad ardiente que redime insomnio e intemperie
Se asocian para tocar el anillo del infierno
Su maravillosa ignorancia se vive sin el menor rubor
Los que se agotan jamás pisarán su cuádriga celestial
Jamás disfrutarán de su erotomo dorso cuando se calienta y evapora
Norte arriba en el mismo pezón de los grandes lagos
un sorbo de niebla ordeñado por Dios
Todos incluidos ciudadanos votantes
vamos impotencia arriba impotencia abajo
Conviviendo en pequeños submundos
Nos miramos en los trenes y un hedor colectivo azota
But the way
We love new york in any hour
Inicialmente no escogí su tiempo ni su desgracia
No importa de qué tierra vengo
Escandinava groenlandesa caribeña o egipcia
La pasión da el contraste
El sodoma real o imaginario
es efluvio calcinando nuestros pies
la mezcla de carne trémula* que soy
muere si no recibe la dosis de veneno
que la ciudad-oficidia en culto místico me ofrece

* Pedro Almodóvar.

1 de marzo de 2006

Poemas para El Che


Donde nunca jamás se lo imaginan


Entonces ya es seguro que estás muerto
No volveremos otra vez a verte
Jugar con el aliento de los hartos
Al escribir como al desgano: Che,Sobre el dinero
Entre leyendas
Viniste brevemente a nuestro día
Para después marcharte entre leyendas.
Cruzabas en la sombra, rápido
Filo sediento de relámpago,
Y el miedo iba a tronar donde no estabas.
Luego, es verdad, la boina seria
Y el tabaco risueño,
nos creímos–y tú sabrás, si cabe,
perdonarlo–que te quedabas ya
para semillade cosas y de años.
Hoy nos dicen
Que estás muerto de veras, que te tienen
Al fin donde querían
Se equivocan
Más que nosotros figurándose
Que eres un torso de absoluto mármol
Quieto en la historia, donde todos
Puedan hallarte.
Cuando tú
No fuiste nunca sino el fuego,
Sino la luz, el aire,
Sino la libertad americana
Soplando donde quiere, donde nunca
Jamás se lo imaginan, Che Guevara

Eliseo Diego

El dolor de estar vivo

Raúl Gómez Jattin (1945-1997): El dolor de estar vivo y el placer de estarlo Cultura 15 Ene 2019 - 4:06 PM Luis Carlos Muñoz Sar...