16 de octubre de 2013

LUIS ARZENO, UN POETA CON LA MUSICA POR DENTRO.

Luis Eurípides Arzeno Romero



La Tertulia de Orlando les presenta a uno de nuestros poetas: Luis Arzeno, un consagrado a las pulsaciones de las musas y sus provocaciones. Un poeta que su segundo idioma es el verso, un romántico, que prefiere leer a Juan Sanchez Lamouth o Pedro Mir antes de leer lo que dice la prensa por la mañana. Arzeno es un ebanista de la palabra cantada y las rimas de sus poemas ya están en sus dedos antes decirlas. Se puede decir que el poeta Luis Arzeno está “salvando”, de alguna forma la poesía que se pierde en los rincones de la modernidad: El Soneto y algunos relámpagos de Fabio Fiallo o Salomé Ureña que a veces “alumbran” su poesía.

 

 
Adiós Primer Amor
 
Simple fue el espacio que ofreciste
Para albergar el amor y el ego,
Simple fue el cariño que no niego
Y simple el amor que no me diste.
Átomos azules que regaste
Sabiendo que el corazón es ciego,
Encendieron con amor el fuego,
Que llegada la noche destruiste.
Muy simple fue amarte con apego
Y entender que nunca me quisiste,
Simple fue aquel día veraniego,
Simple fue el olvido que pediste
Viviendo una vida sin sosiego,
Y duro, saber que tú te fuiste.
 
 
 
 
ELLA
 
Así eres, fuerte y suave como el viento
El sol robó la luz de tu mirada,
Quiso la flor sentirse tan amada
Y las olas batirse con tu aliento.
No quisiera sacar del pensamiento
La agonía de tu alma atormentada,
Solo quisiera entrar en tu posada
Y junto a ti rasgar el firmamento
Y vivir y soñar este momento
Sobre la luz fugaz de una centella,
Cambiando de color este tormento.
Quiero sentir el viento con su huella,
La humedad musical de su lamento,
Y el lloro y los quejidos de una estrella.
 
 
ESCLAVO®
El silencio amada mía me atormenta
Es mi alma el instrumento que utiliza
Como gaviota al aire escurridiza
Mi cuerpo adolorido se lamenta.
Llegas a mi ventana muy contenta,
Tu potente mirada me hipnotiza,
Besando el velo de tu piel cobriza
Por ósmosis mi cuerpo se alimenta.
Yo no sé si al besarme estas atenta,
De que mi corazón se paraliza
Al provocar en mi alma una tormenta.
Aquella tierna Gaviota huidiza
Hoy ve con orgullo el poder que ostenta,
Y Al verme enajenado me Esclaviza.
Copyright © Dr. Luis Eurípides Arzeno Romero ®
Orlando, Florida


El dolor de estar vivo

Raúl Gómez Jattin (1945-1997): El dolor de estar vivo y el placer de estarlo Cultura 15 Ene 2019 - 4:06 PM Luis Carlos Muñoz Sar...