25 de noviembre de 2015

Hermanas Mirabal Amén de Mariposas


Amén de Mariposas
Don Pedro Mir

PRIMER TIEMPO

Cuando supe que habían caído las tres hermanas Mirabal me dije:
la sociedad establecida ha muerto.

(Lapislázuli a cuento de todo emblema ruidoso
mentís en A referido a un imperio en agonía
y cuan ha sido comprendido desde entonces
me dije es que la sociedad ha muerto)

Comprendí
que muchas unidades navales alrededor del mundo
               inician su naufragio
               en medio de la espuma
               pensadora
y que grandes ejércitos reconocidos en el planeta
               comienzan a derramarse
               en el regazo de la duda
               pesarosa

Es que
hay columnas de mármol impetuoso no rendidas al tiempo
y pirámides absolutas erigidas sobre las civilizaciones
que no pueden resistir la muerte de ciertas mariposas.

Cuando supe que tres de los espejos de la sociedad
tres respetos del abrazo y orgullo de los hombres
tres y entonces madres
                                         y comienzo del día

                               habían caído
                               asesinadas
                               oh asesinadas

               a pesar de sus telares en sonrisa
               a pesar de sus abriles en riachuelo
               a pesar de sus neblinas en reposo

(y todo el día lleno de grandes ojos abiertos)

               roto el cráneo
               despedazado el vientre
               partida la plegaria
               oh asesinadas

comprendí que el asesinato como bestia incendiada por la  
   cola

no se detendría ya

ante ninguna puerta de concordia
ante ninguna persiana de ternura
ante ningún dintel ni balaustrada
               ni ante paredes
               ni ante rendijas
               ni ante paroxismo
               de los progenitores iniciales
porque a partir de entonces el plomo perdió su rumbo
                               y el sentido su rango
                               y solo quedaba en pie
                               la Humanidad
emplazada a durar sobre este punto
                               escandaloso
                               de la inmensidad
                               del Universo
Supe entonces que el asesinato ocupaba el lugar del
   pensamiento
                               que en la luz de la casa
                               comenzaba a aclimatarse
                               el puerco cimarrón
                               y la araña peluda
que la lechuza se instalaba en la escuela
                               que en los parques infantiles
                               se aposentaba el hurón
                               y el tiburón en las fuentes
                               y engranaje y puñal
                               y muñón y muletas
                               en los copos y de la cunas
o que empezaba entonces la época rotunda
                               del bien y del mal
                               desnudos
                               frente a frente
                               conminados a una sola
implacable definitiva
                               decidida victoria
                                                            muerte a muerte
Oh asesinadas
                         No era una vez
porque no puedo contar la historia de los hombres
               que cayeron en Maimón
               y Estero Hondo
               a unos pocos disparos de Constanza
               en el mismo corazón del año 1959
puesto que todo el mundo sabe que somos el silencio
               aun en horas de infortunio

No era una vez porque no puedo contar la historia
de este viejo país del que brotó la América Latina
puesto que todo el mundo sabe que brotó de sus vértebras
en una noche metálica denominada
                                                            silencio

               de una vértebra llamada Esclavitud
               de otra vértebra llamada Encomienda
               de otra vértebra llamada Ingenio

y que de una gran vértebra dorsal le descendió completa
                                  La Doctrina de Monroe

No contaré esta historia porque era una vez no la primera
que los hombres caían como caen los hombres con un
   gesto de fecundidad
para dotar de purísima sangre los músculos de la tierra

La espada tiene una espiga
la espiga tiene una espera
la espera tiene una sangre
que invade la verdadera

que invade el cañaveral
litoral y cordillera
y a todos se nos parece
de perfil en la bandera

la espiga tiene una espada
la espada una calavera



Pero un día se supo que tres veces el crepúsculo
tres veces el equilibrio de la maternidad
tres la continuación de nuestros territorio
sobre la superficie de los niños adyacentes
reconocidas las tres en la movida fiebre
               de los regazos y los biberones
protegidas las tres por la andadura
               de su maternidad navegadora
               navegable
               por el espejo de su matrimonio
               por la certeza de su vecindario
               por la armonía de su crecimiento
               y su triple escuela de amparo
habían caído en un mismo silencio asesinadas
               y eran las tres hermanas Mirabal
                               oh asesinadas
entonces se supo que ya no quedaba más
               que dentro de los cañones había pavor
               que la pólvora tenía miedo
               que el estampido sudaba espanto
               y el plomo lividez
y que entrábamos de lleno en la agonía de una edad
               que esto era el desenlace de la Era Cristiana




Oh dormidas
oh delicadas
qué injuria de meditar

El mes de noviembre descendía sobre los hombros
como los árboles aun debajo de la noche y aún
               dando
               sobra
Oh eternas

El péndulo palpitaba las horas del municipio
y el pequeño reloj destilaba en silencio gota a gota
veinticinco visiones de una día llamado noviembre

Pero aun no era el fin
oh dormidas
aún no era el fin
no era el fin




SEGUNDO TIEMPO


Cuando supe que una pequeña inflamación del suelo
en el Cementerio de Arlington
se cubría de flores y manojos de lágrimas
con insistencia de pabellones y caballos nocturnos
alrededor de un toque de afligida trompeta
cuando todo periódico se abría en esas paginas
cuando se hicieron rojas todas las rosas amarillas
               en Dallas
               en Texas

me dije
                                                  como era presidencial
                                              el nuevo mes de noviembre

               ya millones de seres tocaron lo imposible
ya millones de seres ya millones de estatuas ya
       millones
             de muros de columnas y de máquinas
                    comprendieron de súbito
                        que el asesinato
                               no ha sido

ni un fragmento de minuto
calculando solamente para las cabezas semicoloniales
                               y sustantivas
               de las tres hermanas Mirabal
                                              sino

que este inédito estilo de la muerte
producto de las manos de los hombres
               de manos de hermanos
               (por todo el siglo)
               muerte sana y artesana
               (por todo el mundo)
               de numero de serie o serial number
               y venida de fuera o made in usa

fría inalterable desdeñosa desde arriba desde entonces
esta muerte
                     esta muerte

                                              esta muerte
asume contenido universal
forzosamente adscrita a la condición

               del ser humano
en cuyo espectro solar figuran todas las formulas personales
               y todas las instancias puras

                               del individuo

               tal
      como va por la calle
como habitante de la ciudad con todo su derecho como
continuador esencial del índice de población o séase
representante manufacturero indiferente agente de
seguros repartidor de leche asalariado guarda
campestre administrador o sabio poeta o portador
de una botella de entusiasmo etílico donde están
convocadas todas las palabras

               ciclamen platabanda metempsicosis
               canícula claudia clavicémbalo
               cartulario venático vejiga
               trepa caterva mequetrefe
               primicia verdulero postulante
                               palabras todas sustitutivas
                               palabras pronunciables
                               en lugar de presuntas actitudes
                               y todas las maldiciones y protestas
                               y las posiciones geométricas igual
                               que la rotura del sentido igual
                               que la rotura de una biela igual
                               que el desgarrón de la barriga igual
                               mente todo desquiciado y ron
                               pido todo maligno y amargo
                               todo reducido a sombra
                                              y nadidad y oscuridad
                                                 y estadidad
                               palabras mentirosas llenas
                               de contenido impronunciable
                               y desechos de organismo
                               de cualquier muchacha igual
                               que de cualquier cochero igual
                               que el choque de la portezuela
                               del catafalco igual
fue esta universal investidura de la que no esta exento
                               nadie nadie
                               ni yo
                               ni tu
                               ni nosotros ni ellos ni nadie
                               podridamente nadie

                                              nadie
desde el mismo momento que fueron golpeadas
               ciertamente
                               profesionalmente
                               maquinalmente

               tres de las hermanas Mirabal

                               hasta llegar
                               en punto
                               exactamente
                               al
                               fin fin fin
                               de la Era
                               Cristiana



(Oigamos
oigamos
esto retumba en el
más
absoluto silencio

muchas unidades navales en todos los océanos inician
               su hundimiento después
               de deglutir los archipiélagos
               de miel  envenenada
grandes ejércitos destacados en la entrada del mundo
               comienzan a reintegrarse
               a sus viejos orígenes
               de sudor y clamor
               en el seno de las masas
              populares
en el más
en el más categórico y el más
absoluto
silencio)



Porque

hay columnas de mármol impetuoso no rendidas al
   tiempo
y pirámides absolutas erigidas sobre las civilizaciones
que no pueden resistir la muerte de ciertas mariposas

y callles enteras de urbes imperiales llenas de transeúntes
sostenidas desde la base por tirantes y cuerdas de armonía
de padre a hija de joven a jovenzuela de escultor a modelo

y artilleros atormentados por la duda bajo el cráneo
cuyas miradas vuelan millares de leguas sobre el horizonte
para alcanzar un rostro flotante más allá de los mares

y camioneros rubios de grandes ojos azules obviamente
   veloces
que son los que dibujan o trazan las grandes carreteras
y transportan la grasa que engendra las bombas nucleares
y portaviones nuevos de planchas adineradas invencibles
insospechablemente unidos al rumbo del acero y del 
   petróleo
y gigantes de miedo y fronteras de radas y divisiones aéreas
y artefactos electrónicos y máquinas infernales dirigidas
de la tierra hacia el mar y del cielo a la tierra y viceversa
que no pueden resistir
               la muerte
                               de ciertas
                                              mariposas

porque la vida entera se sostiene sobre un eje de sangre
y hay pirámides muertas sobre el suelo que humillaron
porque el asesinato tiene que respetar si quiere ser
   respetado

y los grandes imperios deben medir sus pasos respetuosos
porque lo necesariamente débil  es lo necesariamente fuerte
cuando la sociedad establecida muere por los cuatros 
   costados

cuando hay una hora en los relojes antiguos y los modernos
que anuncia que los mas grandes imperios del planeta
no pueden resistir la muerte muerte

               de ciertas ciertas
                                             debilidades amén
                                                                           de mariposas.

Pedro Mir
(San Pedro de Macorís, 3 de junio 1913 
- Santo Domingo, 11 de julio 2000)

17 de noviembre de 2015

La subversión erógena de Alexis Gómez

Por PLINIO CHAHÍN

Con una trayectoria que abarca ya más de cuarenta años, Alexis Gómez Rosa es, si no el más, sí uno de los referentes más nítidos e importantes de la poesía contemporánea dominicana de los últimos años. Nacido en Santo Domingo en 1950, se formó en su país y en el extranjero, hasta que en los años finales de la década de los sesenta, comenzó a escribir unos primeros trabajos que hablaban de un interés por el espacio cotidiano, por la convergencia en él de presencias y sombras, por lo que en sus rincones se ocultaba. De ahí en adelante, ya en los setenta (después de la guerra de abril del 1965), arranca una sucesión de trabajos que se manifiestan en variados registros y tonos, con el rumor del conceptual fondo pero siempre atentos al valor de la experiencia, de lo vivido. Y es que la experiencia vital es la fuerza que recorre toda la obra de Alexis Gómez Rosa. El conjunto de su obra se entiende como un torrente de imaginación vital. De igual manera, se manifiestan varios leitmotiv que dan sentido y unidad a toda su obra, en especial a este irreverente libro, titulado, aviesamente, “Adagio cornuto”. Entre ellos, la certeza del amor y su exaltación mediante el erotismo, que transfigura y enaltece al ser amado: perverso polimorfo. ¿Hombre o mujer? Andrógino puro, de exuberante imaginación y deseo.
En esta dialéctica puede reconocerse el tema esencial de este libro, y en general la paradoja expresada por las imágenes ambiguas que lo caracterizan.
Para Alexis Gómez Rosa, el deseo pasa por la mirada del otro, por la imaginación y el deseo del otro. Estos poemas no son una filosofía del amor: son un testimonio, la forma en que ha cristalizado este extraño magnetismo. Subrayo: el sentimiento, no la idea. Amor en estado puro, goloso y brutal. Misteriosa inclinación pasional hacia el deseo del otro.
Ya no la “magia negra” de la prohibición, de la alienación y de la transgresión, sino la “magia blanca” del éxtasis, de la fascinación y la transparencia. Hermosura y violencia de este desafío, contra la mediocridad del seductor. Pero también diabolismo de esta mujer que se venga de la veleidad de ser seducida: “trampa por trampa, ojo por ojo”, como ha dicho Baudrillard. Esta es la parte de provocación fatal que hay en estos versos, pletóricos de ambigüedades y deseos. Esta provocación, esta precipitación del signo, es decir, del cuerpo transfigurado de la mujer deseada, en material bruto, insensato, ambiguo, es de una eficacia homicida, en todo el trayecto de posesión del otro y/o la otra. Es del mismo tipo que el acontecimiento insensato, la catástrofe, que también es una respuesta ciega, sin metáfora, del mundo-objeto al hombre sujeto. Oigamos lo que dice el poeta:
“Bailamos haciendo coincidir los accidentes del cuerpo, enlazados en el vórtice de un furor primerizo. Su lengua descendía del lóbulo de la oreja al cuello, fiebroso y perverso…Bailamos la noche y su carnaval de hora y media, para finalizar embebiéndome el sudor de su franela, la sangre, que amortaja en T- shirt esas cosas del alma”.La estrategia del objeto, como aquí la de la mujer, reside en confundirse con la cosa deseada. El límite de lo sexual se difumina en ella, y se troca metáfora del deseo, en el acto mismo de sentirse desnudo frente al otro, como objeto sublimado, de un amor o destino fatal.
“—Tu cuerpo–, exorna la entrega de tu iluminación mejor. Suelta la lengua y pantera en el altar de los sacrificios…”.
A diferencia de la forma apacible de la corporeidad griega apolínea (no dionisíaca) aquí la carne significa de dos modos: por un lado, próxima a la carne (basar) hebraica, indica un “cuerpo” pulsión, ávida, confrontada a la severidad de la ley; y por el otro lado, un “cuerpo” liviano, cuerpo neumático ya que espiritual, completamente en la palabra (divina) para transformarse, a través de estos versos, en belleza y amor.
Estos dos “cuerpos”, según Julia Kristeva, evidentemente son indisociables; el segundo (“sublimado”) no existe sin el primero (perverso), en virtud de la ley. Una de las genialidades de este libro, y no precisamente de las menores, es haber recogido en un único gesto la perversión y la belleza como anverso y reverso de un solo cuerpo: ¿de una mujer o de un hombre? La androginea de otro ser en movimiento, o el cuerpo total sin miembros.
Estas diversas designaciones del amor, en Gómez Rosa, convergen en la “carne” o más bien en aquello que anticipadamente podría llamarse una pulsionalidad desbordante, no frenada por lo simbólico.
“El amor nos reunió en muchedumbre buscando eternidad. Buscando el amor, la eternidad la conocimos en el sagrario del cuerpo apetecido: el origen celeste, la palabra, guarda una propensión lúdica que hace lápida en los labios sin artificios”.
La articulación mito/rito, en “Adagio cornuto”, induce a pensar que los rituales del travestismo reiteran a su manera exigencias fijadas por el discurso mítico. Ahora bien, la exploración de este demuestra que las divinidades—especialmente en el panteón helénico—son fácilmente proteiformes, y que esta tendencia se manifiesta especialmente en el sentido de un cambio aparente de sexo o, al menos de una ambigüedad sexual; a veces, el dios, o el héroe, según Mircea Eliade, utiliza claramente un travestismo de indumentaria: es el caso de Dionisio o de Heracles. “Es por lo tanto plausible suponer que a través de los ritos de travestismo el hombre se esfuerza por acceder, al menos durante el tiempo de la fiesta, a ciertas prerrogativas divinas, ¡y sobre todo a la bisexualidad!”, ha dicho Eliade.
Alexis Gomez Rosa
La poesía de Gómez Rosa es la de la potencia apetitiva, la de fruición beatifica, la de la jubilación concupiscible, porque en ella la imaginación establece el acuerdo armónico entre el sujeto y mundo, entre el deseo y lo objetual, entre las pulsiones y el entorno material y social. Merced a esta intermediara irrestrictiva, la representación del objeto apetecido se libidiniza, se deja asimilar y modular por los imperativos pulsionales del poeta. Así, Gómez Rosa concierta, en una constelada convergencia homológica, el plácido flujo de su “sobrenatural sobreabundancia”, así concilia lo diferente, lo divergente, proyectándolo al edénico dominio diurno de la equivalencia funcional y morfológica, del verso a través del erotismo.
“Adagio cornuto” es un libro empedernidamente hedónico y festivo. De inmediato se propone como objeto estético, halagador, sensual, suntuario. Deleite ocioso, desinteresado gozo, arrobo beatífico, saca a quien se entrega al “mentido robador” por completo de todo menester, de toda vicisitud mundanal.
Sin duda, la asunción del travestismo escritural, en este libro, llevaría a conclusiones más diversificadas y amplias. El travestismo, en Gómez Rosa, no podría estar, en efecto, limitado a una mímica de transexualidad. Por lo tanto, en este ardiente “Adagio…”, marca el paso de lo profano a lo sagrado y vuelve así la espalda a la función social “laboriosa”. Más profundamente, podría consistir en una especie de disolución simbólica del principio de individualización o ritualización erógena de la escritura.
Fuente: hoy.com.do

El dolor de estar vivo

Raúl Gómez Jattin (1945-1997): El dolor de estar vivo y el placer de estarlo Cultura 15 Ene 2019 - 4:06 PM Luis Carlos Muñoz Sar...