30 de marzo de 2005

Po(e)marosa

A (una) Rosa Silve(rio)stre

De repente la rosa
Con sus pétalos lejos
Y su perfume alado

Va iluminando nubes
Que se quedan cantando
Después de haber llovido(llorado)

Una Rosa lejana
Dormida en la bahía
Esperando el gorrión
O la luna dormida

De repente es la flor
Madre de las abejas
Que inventa lejanías
Para amarte a distancia

Descubriendo secretos
Rosa, Flor y lejana
Acumula misterios
Con la poesía a cuestas
Como un polen eterno

Francisco

1 comentario:

Rosa Silverio dijo...

Gracias por el poema.
Es bueno saber que la poesía inspira estos versos.

Ro

Poesía de Venezuela

Juan Sánchez Peláez (Altagracia de Orituco, 1922) Elena es alga de la tierra VI Elena es alga de la tierra Ola del mar. Existe porq...