30 de marzo de 2005

¡Manos arriba!

¡Manos arriba!
y estate tranquila
manos arriba
mirándome de frente
donde pueda ver tu corazón
Manos arriba
y no intentes nada
solamente besarme
Manos arriba
y suelta todo
lo que llevas encima
menos tus ansias
Manos arriba
y deja que te toque
y no te muevas
hasta que yo lo ordene
Manos arriba
porque te estoy apuntando
con mis deseos
Manos abajo
haz conmigo lo que quieras
Mátame, soy tuyo.

© Francisco Henríquez Rosa

No hay comentarios:

Poemas de Chantal Maillard

No existe el infinito... No existe el infinito: el infinito es la sorpresa de los límites. Alguien constata su impotencia y lue...