4 de enero de 2016

Volando en la Poesía de Erika Maya


“Volandero” libro inquieto y atrevido de la poeta colombiana Erika Maya, puede convertirse de buenas a primeras en un álbum de fotos oníricas o un amasijo de ternuras congeladas en un papel que no se gasta por el peso de los sueños. En este panal de letras podemos leer la prosa poética y alguna ficción que va de la mano de la poesía. Leer a una Poeta no es lo mismo que leer a un Poeta, porque la mujer que escribe, así como escribía Alejandra Pizarnik, Julia de Burgos , se entrega en la medida del ritmo de su verso y su canto como si fornicara con las palabras. La poesía del Poeta masculino no puede discimular la testosterona en su discurso inspiracional, por eso casi siempre es su poesia mas certera cuando se la escribe a una mujer, en el caso de Neruda, por ejemplo. Existen excepciones como en Garcia Lorca y Octavio Paz que pueden ser mas universales en su poesía.
La poeta “paisa” encarna en su haber literario el sentir poético que va mas allá de los sentimientos personales, su discurso literario es como un espejo donde se ve tanto el que escribe como el que lee, siendo su poesía a-temporal y alucinante en su cadencia.
Volandero, puede ser un sueño o un arco-iris y su lectura es fresca y mágica.



  Algunas cosas de “Volandero”.

Hoy, aunque confieso que he llorado,
ME DECLARO LISTA PARA EL NUEVO AMOR...
y estas ganas inagotables de ser feliz
no me las arrebata ningún pasado.
Porque sé, y estoy segura,
que esta lección no fue gratuita,
entonces me vitalizo y revivo en mí
la sutil caricia, el murmullo de su voz a mi oído,
la cálida brisa de sus labios,
armo el ejercito de hormonas y dejo
que circulen en mi esencia
para que se hagan deseo

(Al amor, pag. 47)

Amanece junto a tu aroma
y el canto es mas bello
y la mañana mojada me invita
a la sonrisa...
y te espero
entre las calles posibles
de esta ciudad perdida,
Y quiero tocarte junto al tranvía
mientras su sirena enloquece los sentidos
y te quiero decir que te amo
porque eres paz, pero no estás.

(El hombre invisible, pag. 46)


Pasan las horas
y por fin, la lluvia se va,
dejando ese manto de tristeza
dando paso a na pálida luna de invierno
que se pone tras la casita
como una gigantesca lámpara encendida
apaciguadora de tristezas.

(En la casucha, pag. 13)


Erika Maya es miembro de La Tertulia de Orlando

No hay comentarios:

Poesía de Venezuela

Juan Sánchez Peláez (Altagracia de Orituco, 1922) Elena es alga de la tierra VI Elena es alga de la tierra Ola del mar. Existe porq...