6 de noviembre de 2006

FUMANDO ESCRIBO







Será que se inspiran mejor fumando, sazonando las palabras con nicotina y así completar un ritual contaminado y espiritual para darle sabor a la literatura.


Cortazar y Onetti fumaban mientras escribían otros escritores solamente fuman de vez en cuando. García Márquez en sus primeros años de periodista fumaba mientras tableteaba la maquinilla de escribir.


Hay casos raros, como el del escritor dominicano René Rodríguez Soriano que, solamente fuma de noche, no siempre pero sólo la noche le da deseo de fumar.

Mi amiga y poeta Taty Hernández la última vez que la vi fumando fue en la presentación de mi libro, en Santiago de Los Caballeros, no se si fuma todavía, porque dicen que hay escritores que fuman a escondidas en una total intimidad.


Fumar es como un suicidio a largo plazo y placentero es como un joderse en tinieblas construyendo personalmente tus nubes de espanto.

Enciendes el cigarrillo o cigarro inhalas, respiras y te mueres al final del soneto que no habla ni de pulmones ni de contaminación.

El fumar se convierte como en un coito furibundo, rápido y prohibido que te gustan pese a su corto tiempo y a veces te sientes culpable, no por la infidelidad sino por la fidelidad a lo dañino.
Al poeta dominicano Don Pedro Mir, lo conocí en la cafetería del supermercado Dominicano en el año 1977, estaba en compañía del poeta Villegas, los dos se confundían en una sola bola de humo mientras saboreaban el aromático café. En ese tiempo todavía yo era un carajito y empezaba en la mecánica de la poesía, desarmando y armando sonetos. Y la verdad es que el poeta nacional se veía muy bien fumando. Fumaba como si el cigarrillo fuera parte de su mano, como si fuera un sexto dedo.

2 comentarios:

Carolina González Velásquez dijo...

Espantoso vicio....
Yo se de escritores que no lo hacían.
En fin, ellos se suicidaban despacio, mientras a mi me dan vida en sus trabajos.
Bonito articulo.

Francisco Henriquez dijo...

Si, es increible como estos escritores se hacian (se hacen) esclavos del cigarrillo, cuando son los amos de la inspiracion.
Gracias Carolina

Poesía de Ida Vitale

La obra poética de Ida Vitale (Uruguay, 1923) se presenta como un cuerpo coherente en la actual poesía latinoamericana gracias a una doble...