23 de julio de 2005

APERITIVOS DE LA LITERATURA


Adoro el exceso de tus manos, de tu boca.
Ese besar la raíz de mi sexo
y ese desintegrarme
en miles de placidas hormigas
que me cruzan para reinar solo en tu boca.
Toda la piel, todos los huesos,
dejan de ser, temporalmente,
y el sexo abarca el universo inmenso.

Te incorporo y retengo contigo las cuatro latitudes.

Ay, amor, cuanto puede tu desenfreno
Como se hace piel mi cuerpo entero.


(C) Gaby Vallejo
"Disquisiciones de una mujer cualquiera"

1 comentario:

Anónimo dijo...

como hace sentir
la poesia...

como hace renacer nostalgias
las saudades

del amor no consumado

mona

Poesía de Ida Vitale

La obra poética de Ida Vitale (Uruguay, 1923) se presenta como un cuerpo coherente en la actual poesía latinoamericana gracias a una doble...