28 de marzo de 2010

Abre sus puertas la Casa Museo de Gabriel García Márquez


La casa museo del Nobel de literatura Gabriel García Márquez en la población colombiana de Aracataca (norte) abrió sus puertas tras más de tres años de reconstrucción, confirmó el Ministerio de Cultura. La vivienda, convertida en museo, recrea detalladamente los espacios en los que transcurrió la infancia y adolescencia el reconocido escritor colombiano.

El museo cuenta con 14 ambientes característicos de las viviendas caribeñas de la primera mitad del siglo XX y los nombres de cada uno de los espacios fueron autorizados por "Gabo". La casa reconstruida pertenecía a los abuelos de García Márquez y forma parte de los lugares de Aracataca que son considerados una "génesis" de una buena parte de la inspiración literaria del Nobel. clarin.com


Muere Matilde Elena López, escritora salvadoreña y militante contra el martinismo.

Matilde Elena López falleció de una pulmonía, según lo informó un matutino local. Tenía 91 años, los últimos de los cuales los pasó cobijada por su hija Floritchica y sus nietos, en su casa de Antiguo Cuscatlán. Había borrado muchos recuerdos, útiles e inútiles, de su mente y quizás su único habitante era el amor.


Matilde Elena López fue maestra y amiga de varias generaciones de escritores salvadoreños. No pretendo decir con esto nada nuevo, nada que otros —y yo mismo— no hayan dicho antes. En un mundillo literario y artístico como el salvadoreño, donde una muestra de amistad es tan frecuente como la proverbial gota de agua en el desierto, López se interesaba por lo que hacían los demás escritores.

Una pérdida de este tipo reseca cualquier vida. No la de Matilde Elena López. Al zarpazo de la muerte, ella le respondió con el amor, así como su admirada Antígona lo hizo para reivindicar la dignidad de su hermano muerto ante las leyes tiránicas.

Guardemos silencio ahora. Que hable la maestra, la amiga:

Preguntas si llegó
La primavera
Radiante no me ves
La cara
Como si el sol
Iluminara adentro.
No sientes que la vena
Casi estalla
De júbilo y alborozo,
De alegría
Y no ves que estallan
Los colores
Del blanco hasta el oscuro
Y hasta el fondo
De aquella noche
Noche de profundis.

rebelion.org

No hay comentarios:

Poesía de Venezuela

Juan Sánchez Peláez (Altagracia de Orituco, 1922) Elena es alga de la tierra VI Elena es alga de la tierra Ola del mar. Existe porq...