14 de mayo de 2008

DAMA

Se acercaba
Y al caminar
Comprometía la naturaleza
Con su andar de tormenta.
Su piel de de oscuro resplandor
Hacía de mis ojos
Dos moribundos
Ante el secreto de tanto deseo.
El trote de su embate
La sonrisa leve
Y tentadora
Talle de arriba abajo
Goteando atrevimientos
Y los ojos, pequeños misterios
Que maltrataban mi cerebro
Con su lenguaje armonioso
Y tentador.
Mirarte solamente mirarte
Y explorar tu epidermis
Como un buzo perdido
Mirarte con ojos de venado
Y tocarte en silencio
Sin despertar los colibríes
Que duermen en tu espalda.

© Francisco Henriquez Rosa

1 comentario:

Lapa dijo...

As latinas bonitas deixam-nos assim...

Poesía de Ida Vitale

La obra poética de Ida Vitale (Uruguay, 1923) se presenta como un cuerpo coherente en la actual poesía latinoamericana gracias a una doble...